Fúe en Puerto Escondido, en Oaxaca, la costa del Pacífico mexicano.

Conocí en su tienda de pesca mi ahora buen amigo Roberto Vela, con el que entrañé una bonita amistad. Cotorreamos varias horas buscando sacar buenos ejemplares pero la verdad que fué más el cotorreo que la pesca lo que disfrutamos hasta el día del torneo.

Un día me dijo que si quería acompañarle como camarógrafo al torneo y yo no me lo pensé dos veces. Después de pasar un primer día sin obtener ninguna captura, me ofrecí a conseguir la carnada para el día siguiente. Fuí al mercado y elegí las mejores lisas que había, sin duda alguna que acerté, ya que al siguiente día al rato de zarpar Don Roberto, Omar y yo...la caña se dobló fuertemente causando uno de los mayores subidones de adrenalina que he tenido nunca. Todo se puso en movimiento y tras unos 45 minutos de pelea conseguimos subir ese gran pescado al barco.

Sin duda una de las más emocionantes experiencias que he tenido nunca como pescador y una de las jornadas que me han hecho querer dedicarme al mundo de la pesca compartiendo con los demás pescadores mis experiencias más intensas.

Si te interesa pasar unas jornadas inolbidables de pesca en el Pacífico mexicano no dudes en contactar conmigo por esta web. Estoy preparando un paquete con todo incluido para ir en septiembre de este año 2019.

Pincha aquí para mas info.